Luz 5


bajo tierra
jugando con las raíces que sujetan el hoy
dormida y húmeda, la luz de mañana coge fuerzas
calcula cómo caer en tu espalda
cómo mojar tu frente
cuál es la mejor manera de llenarte de dicha.


Luz 4

encerrados,
sin sol,
sin ruptura que bautice nacimiento,
tendremos que labrar la luz que nos impulse,
sacarla de cualquier recodo,
de la pereza de un ladrido,
del botón de un beso.

Encerrado,
sin sol,
repito la plegaria de la luz,
recorto su sombra
dejo que pase el amor. 










Luz 3


Fuimos guepardo de luz bajo aquel roble,
sembrados de dicha y el juego en nuestra cara:

iluminado tu ojo derecho,
oculto el bordillo de mi labio,
iluminada tu nariz, oculta mi oreja
y así,
en el ajedrez del vernos,
y en la asfixia del imaginarnos
nos descubrimos mortales:

Siendo a la vez presencia
y ausencia.