Luz 4

encerrados,
sin sol,
sin ruptura que bautice nacimiento,
tendremos que labrar la luz que nos impulse,
sacarla de cualquier recodo,
de la pereza de un ladrido,
del botón de un beso.

Encerrado,
sin sol,
repito la plegaria de la luz,
recorto su sombra
dejo que pase el amor. 










2 comentarios:

Patricia K dijo...

"repito la plegaria de la luz"
Me gusta este poema, la luz no es sólo luz.
Saludos.

Jorge García Torrego dijo...

Muchas gracias, Patricia, por acercarte a este intento de luz. En esas estamos, me temo, intentar la plegaria de la luz pese a todo.
Saludos.